fbpx

Archives for enero 2017

Responsabilidad al hospital por retraso en el diagnostico de una malformación congénita prenatal

Un Juzgado de la Comunidad de Madrid ha impuesto al Servicio Madrileño de Salud (Sermas) una condena de 11.253,96€ por un retraso en el diagnóstico de una malformación congénita en el feto, al entender que si se hubieran seguido los protocolos correctamente, el diagnostico se habría obtenido en la mitad de tiempo y con ello el proceso no habría sido tan dañoso para la gestante.

La gestante tenía antecedentes familiares y personales de enfermedades neurodegenerativas, por ello al quedarse embarazada acudió a su Neurólogo para que le redactara un informe detallando sus antecedentes. Con el informe acudió al servicio de ginecología solicitando que se le realizara un estudio genético prenatal para poder descartar cualquier anomalía en el feto. Pero el facultativo que le asistió le comentó que  debía esperar, que era imposible realizarle las pruebas hasta la semana 15 y, que llegado el momento se le realizaría la prueba de la amniocentesis para poder conocer si el feto sufriría o no la enfermedad.

Cuando al fin se realizó la prueba, el resultado fue la constatación de que el feto había heredado el gen de la enfermedad de la madre y debido a las graves dificultades físicas que conlleva la enfermedad, la paciente fue aconsejada para que interrumpiera voluntariamente el embarazo.

Como apuntábamos al principio del artículo hay un protocolo de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia que recoge las guías de tratamiento a seguir. En este caso concreto, el protocolo dispone que se deberá realizar a la gestante una biopsia corial a las 10 semanas de gestación para conocer el estado del feto, pero la prueba que se realizó no fue la biopsia corial como recoge el protocolo, si no la de amniocentesis que no obtuvo resultados hasta la semana 20. Retraso en el tratamiento y en consecuencia en el diagnóstico que le ocasionó a la gestante un grave perjuicio al tener que ser intervenida quirúrgicamente con un mayor riesgo para su salud.

Primera Sentencia que permite una vía de acceso a la dación en pago, declarando la responsabilidad personal y solidaria NULA

Parece que el muro blindado que protegía a las entidades bancarias se está agrietando,  ejemplo de ello ha sido la decisión judicial que permite a los clientes que han formalizado la constitución de una hipoteca reclamar al banco los gastos de constitución, también debemos recordar la sonada Sentencia acerca de la cláusula suelo que legitima a los afectados a reclamar a las entidades financieras los intereses pagados de más en su hipoteca, así como la devolución del capital pendiente.

 

La Sentencia que queremos comentar hoy en nuestro blog es la que por primera vez declara nula la cláusula de responsabilidad personal y responsabilidad ilimitada de los avalistas en el contrato de hipoteca. La sentencia fue dictada a principios del mes de diciembre del 2016 (ver Sentencia).

Dicha Sentencia trata los casos en que los  clientes piden un préstamo hipotecario para poder pagar las cantidades prestadas por el banco (la hipoteca).  Para formalizar la operación se firma un contrato hipotecario en el que quedan prefijadas clausulas que protegen a la entidad financiera ante el impago del cliente. Estableciendo por ejemplo, una responsabilidad personal directa de los contratantes así como, una responsabilidad ilimitada de los avalistas, que deberán responder con todos sus bienes en el caso de impago de los principales.

Ahora bien, la cláusula que contiene la responsabilidad personal y la responsabilidad ilimitada del avalista es la que ha sido declarada por un Juez del Juzgado de lo Mercantil de Barcelona como cláusula abusiva, al entender que la información proporcionada por la entidad bancaria para la formalización del préstamo hipotecario no era lo suficientemente clara y comprensible para que los ciudadanos pudieran entender la relevancia y la transcendencia económica de lo que estaban firmando.

La resolución abre la puerta a la posibilidad de que la dación en pago sea efectiva. Eso quiere decir, entregar la vivienda para que la deuda pendiente desaparezca (cancelando la deuda), excluyendo la posibilidad de que la entidad bancaria  en el caso de que la vivienda no cubriera la totalidad de la deuda, pueda ir contra el resto de bienes del deudor y contra los bienes de su avalista. Es por ello, que la reciente decisión judicial puede suponer una esperanza a muchas familias que en su día suscribieron contratos con cláusulas de responsabilidad personal y responsabilidad solidaria del avalista.

 

 

 

 

 

La curiosidad le puede llevar a la cárcel

Legalmente, los datos recogidos en la historia clínica de cada paciente son considerados por la Ley Orgánica de Protección de datos (LOPD) como datos de especial protección debido a su carácter sensible.

La ley únicamente permite el acceso a la historia clínica al personal sanitario que cumpla con las estrictas funciones de inspección, evaluación, acreditación o planificación siempre supeditados al riguroso deber de secreto que deben cumplir todos los profesionales sanitarios.

¿Qué sucede en los casos en que un profesional sanitario curiosea en los datos clínicos de un familiar, el nuevo novio de su hija o la vecina que siempre nos deja la basura en nuestra puerta?

La noticia de estos días publicada en redacción médica anuncia la gravedad de las consecuencias del “marujeo”:

“La Fiscalía pide dos años y medio de prisión, 6.000 euros de multa y un año de suspensión de empleo para un médico cántabro por acceder en hasta tres ocasiones en el historial médico del examante de su mujer, sin la autorización del afectado y sin que mediase relación asistencial alguna”.

 

Es por ello que siendo conscientes de la importancia del bien jurídico protegido, la intimidad del paciente, sumado a que los datos de salud son datos especialmente protegidos y que esta circunstancia genera el agravamiento de la sanción, es sumamente indispensable que los profesionales sanitarios sean conscientes de la gravedad que les puede suponer la utilización errónea de los datos sanitarios de los pacientes, y adopten todas las medidas necesarias para evitar posibles responsabilidades.

 

 

 

 

 

Fuente fotografía: Pinterest

 

Acabábamos el año con buenas noticias: Nulidad de las Cláusulas suelo. ¿Y ahora qué? ¿Qué debo hacer en mi situación?

A continuación analizamos brevemente el cauce en las decisiones fijadas por la Jurisprudencia de los Tribunales y examinamos las diferentes situaciones en las que Vds. pueden encontrarse.

 

¿Qué son las llamadas cláusulas suelo?

Son estipulaciones incluidas en el contrato de hipoteca a tipo variable en las que el banco se aseguraba una protección en el caso de que el Euribor bajara, estableciendo un tipo de interés mínimo a pagar por los contratantes aunque el Euribor fuera inferior y produciendo así, indefensión a los clientes, ya que nunca podrían beneficiarse de la bajada del Euribor.

 

Resumen del cauce de las decisiones de los Tribunales

Previo.

En fecha 9 de mayo de 2013  el Tribunal Supremo declaró nulas las cláusulas suelo por no ser transparentes, por la inexistencia de información clara y comprensible y por la abrumadora cantidad de datos que se encuentran en la escritura hipotecaria quedando las cláusulas suelo enmascaradas.

La decisión del Tribunal Supremo supuso un punto de inflexión en cuanto a la determinación de la validez de las cláusulas suelo y una ruptura importante con la práctica bancaria habitual, pero la resolución del Tribunal limitaba el alcance de devolución de las cantidades indebidas hasta la fecha de la resolución de la Sentencia (9 de mayo de 2013).

¿Qué sucedía con los intereses obtenidos indebidamente por la Entidad bancaria en hipotecas formalizadas antes del 2013?

Con la Sentencia del Tribunal Supremo de 2013 quedaban fuera de reclamación, es decir, todos los intereses pagados de más antes del 9 de mayo de 2013 no podían ser devueltos.

 

La gran novedad.

La Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la unión Europea, de fecha 21 de diciembre de 2016 rompe con la limitación de los efectos irretroactivos de las cláusulas suelo previstos en la Sentencia del Tribunal Supremo de 2013, el TSJUE precisa que:

“las entidades financieras deberán restituir íntegramente a los consumidores las cantidades indebidamente cobradas por las cláusulas suelo, sin que pueda operar limitación temporal”.

 

Distintas situaciones, ¿Cómo se debe reclamar?

Independientemente de tu situación debes saber que es necesario contar con el asesoramiento de un abogado, que estudie concretamente tu caso y poder así, asegurar tu tranquilidad.

 

1. Todavía no he reclamado

¡Ahora es el momento! Hay la posibilidad de iniciar la vía de reclamación previa con la Entidad Bancaria, y en el caso que no prosperen las negociaciones acudir a la vía judicial.

2. Firmé renuncia a emprender Acciones legales contra la entidad bancaria

La renuncia de derechos es nula de pleno de derecho, por lo tanto el documento firmado debe de ser declarado nulo y proceder a solicitar la devolución de la totalidad de los intereses indebidamente pagados

3.Hipoteca vencida.

En términos generales el plazo de prescripción es de 4 años desde consumado el contrato de préstamo hipotecario, en el supuesto que el plazo hubiese finalizado analizaremos su caso concreto

4.Procedimiento iniciado

Será de aplicación plena la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea.

5.Ya tengo Sentencia firme.

Hay la posibilidad de presentar recurso de revisión, en el plazo de 3 meses desde dictada la Sentencia (Es decir, hasta el 21 de marzo de 2016), otra opción es que el Estado debe responsabilizarse de la aplicación plena y completa de la protección del Consumidor, es por ello que deberá resarcir a los afectados sobre los que haya recaído Sentencia firme.

6.No soy consumidor, soy empresario.

Los profesionales, empresarios, no consumidores deberán alegar una de las siguientes  causas para lograr la declaración de nulidad de la cláusula suelo y con ello, la correspondiente devolución de lo indebidamente pagado.

– Alegar que la cláusula no supera el control de incorporación.

– O que fue impuesta por la Entidad bancaria en contra del principio de buena fe contractual.

 

Por último hay que destacar que el Gobierno está en trámites para aprobar un Código de Buenas prácticas orientado a facilitar la reclamación a los perjudicados por Cláusulas suelo ante las Entidades Bancarias. Pero no debemos olvidar que la situación de las cláusulas suelo no es un suceso novedoso y hasta el momento poco se ha hecho al respeto. ¿Para qué esperar a las decisiones gubernamentales cuando hay una decisión judicial que obliga a las entidades bancarias a la devolución total de los intereses indebidos?

 

 

 

 

 

 

 

Suscríbete a nuestra Newsletter

VERSATIL a través de los envíos de comunicaciones digitales pretende mantener a sus clientes informados sobre la actualidad y novedades del sector. Por esta razón en VERSATIL tratamos la información que nos facilitan los interesados con el fin de gestionar de manera telemática el envío de publicaciones a las que previamente se han suscrito.

Los datos personales proporcionados se conservarán mientras exista un interés mutuo para mantener el fin del tratamiento y cuando ya no sea necesariopara tal fin, se suprimirán con medidas de seguridad adecuadas para garantizar la seudonimización de los datos o la destrucción total de los mismos.

Tratamos los datos para evitar las publicaciones si media su consentimiento de forma expresa y previa al tratamiento de datos, o bien por relación contractual con el cliente o bien por medio de fuente de acceso público. Para ello resulta fundamental que marque las casillas de autorización para que podamos remitirle las publicaciones a través de correo electrónico.

Sus datos no se van a ceder a terceras entidades, salvo obligación legal. Tampoco se van a realizar transferencias internacionales de datos.

  • Derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento
  • Derecho de acceso, rectificación y supresión de sus datos y a la limitación u oposición a su tratamiento.
  • Derecho a la portabilidad de datos
  • Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (agpd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.