fbpx

Archives for mayo 2017

Las consultas online ¿Puede un médico diagnosticar y prescribir por sus canales digitales (whatsapp, e-mail, llamada)?

La comunicación y el uso de las redes sociales en la actividad profesional sanitaria se ha aumentado exponencialmente en los últimos años, aunque el desarrollo normativo no sigue el camino de su evolución.
Es por ello, que os invitamos a reflexionar sobre las prácticas que los médicos realizan en redes sociales y que problemática pueden plantear.

¿Puede un médico diagnosticar y prescribir por sus plataformas digitales (whatsapp, e-mail, llamada telefónica?

Si analizamos la normativa sanitaria (Ley General de Sanidad, Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, Ley Autonomía del Paciente…) el ejercicio de la profesión y la libertad de prescripción sólo está limitado por el principio de prudencia y diligencia acorde a la lex artis ad hoc. Sin embargo, la falta de disposición normativa no ampara a la posible responsabilidad que la práctica de los profesionales sanitarios a través de medios online pudieren incurrir.

Debemos tener presente que el médico no puede realizar una valoración del estado del paciente si no realiza un diagnóstico presencial. Para realizar un correcto diagnóstico es necesario determinar in situ, junto a los datos de su Historia Clínica (donde constan los antecedentes, patologías, alergias…).

¿Qué riesgos y en que responsabilidades puede incurrir el médico a través de la consulta online?

La indisponibilidad de los medios suficientes para realizar un diagnostico correcto puede producir una actuación médica negligente del profesional al cargo, que se  materialice en un efecto lesivo al paciente derivado de un error de diagnóstico, y una posterior prescripción errónea.

En suma, como indicábamos en las líneas anteriores, no hay normativa que prohíba expresamente la práctica de las consultas online. No obstante, recomendamos que ante una nueva dolencia, en la que no haya mediado consulta previa, el facultativo siga las siguientes pautas:

-El facultativo puede dar recomendaciones, como información provisional, pero deberá indicar al paciente la necesidad de que sea visitado por un médico con la mayor brevedad posible.

-No podrá emitir un diagnostico ni prescribir ninguna medicación hasta realizado el diagnostico presencial.

Es necesario distinguir de lo expuesto en las líneas anteriores el supuesto de recetar y prescribir medicación en pacientes con enfermedades crónicas, cuando el diagnostico presencial ya ha sido realizado. En este caso, la utilización de la tecnología puede ser un punto positivo en cuanto suponga la liberación de las consultas a otros pacientes, así como el ahorro de tiempo y desplazamientos a los pacientes con enfermedades crónicas.

Por otro lado, en los Sistemas Nacionales de Salud tenemos implantada la receta electrónica, que permite al facultativo emitir recetas por medios electrónico, sin la necesidad de que el paciente acuda previamente al centro de salud. Solamente debe acudir a cualquier farmacia, aportando su DNI y tarjeta sanitaria para recoger la medicación.

 

Supuestos distintos a los anteriores, son los programas e-Salud, que están siendo implantados en varias CCAA. Son plataformas donde el usuario de las nuevas tecnologías de la comunicación se puede beneficiar del contacto directo con el médico, a través de las teleconsultas. Debemos tener en cuenta, que la plataforma e-Salud implantada por el Hospital o Clínica cuenta con una estructura organizada: el médico dispone de la Historia Clínica completa del paciente en el momento de realizar la teleconsulta, revisan que la información facilitada en redes sociales sea fidedigna y útil y cuentan con un sistema de seguridad informática para evitar y prevenir posibles intromisiones de datos personales, especialmente protegidos.

 

 

 

 

Fuente fotografía: Bitácora medica

 

 

Daño moral por pérdida de calidad de vida

El nuevo Baremo de valoración del daño, que entró en vigor el 1 de enero de 2016, ha conseguido equiparar las cuantías indemnizatorias a las Europeas, incrementando las indemnizaciones en relación al antiguo baremo una media del 50% en las indemnizaciones por muerte, un 35% en las secuelas y un 12,8% en lesiones.

 

El objetivo del Baremo es obtener la restitución y la objetivación del daño de acuerdo al principio de reparación íntegra del daño causado. El nuevo sistema estructura el daño en 3 bloques diferentes:

1)Daño corporal. Referente a las lesiones, secuelas, factores de corrección e incapacidades que se fijan en base a los puntos atribuidos por el daño concreto y la edad del lesionado.

2) Daño patrimonial. Relativo al derecho de reparación económica y al lucro cesante (Ganancias dejadas de percibir por la causación del daño).

3) Daño moral. La línea seguida por los Tribunales es ampliar el horizonte de la reclamación del daño corporal al padecimiento moral sufrido por el lesionado, la Jurisprudencia lo entiende como:

“Cuando existan padecimientos, sufrimiento, zozobra, ansiedad, estrés, preocupación y otros muchos que generan el daño moral en su más amplio sentido, podrá ser acogido dicho daño moral cuando no estén directamente vinculados al propio perjuicio corporal que se pueda reclamar”.

 

Una de las grandes novedades del Baremo de 2015 es el criterio de daño moral por pérdida de calidad de vida ocasionada por las secuelas. Hay que comentar que el antiguo Baremo establecía figuras análogas, pero en el nuevo criterio se recogen nuevos parámetros con el objetivo de compensar el perjuicio moral particular que impide o limita el desarrollo personal o autonomía personal del afectado y de sus familiares.

-Desarrollo personal: Se refiere el precepto a la limitación que afecte el disfrute o placer, la actividad sexual, el ocio, el desarrollo profesional del afectado y de sus familiares.

-Autonomía personal: Se entiende toda limitación en la realización de actividades esenciales de la vida cotidiana, como: comer, beber, realizar actividades relativas a la autosuficiencia física, sensorial

 

La medición del perjuicio se establece en función a unos parámetros; se tendrá en cuenta el número de actividades lesionadas y la edad del lesionado. La ley diferencia entre 4 grados:

         -Muy grave: Las secuelas que limitan o impiden casi la totalidad de las actividades         esenciales para el desarrollo de la vida ordinaria.

         -Grave: Impiden alguna o la mayoría de actividades de desarrollo personal, así como la pérdida de la posibilidad de realizar actividad laboral o profesional.

         -Moderado: Limitan una parte relevante de la actividad de desarrollo personal.

         -Leve: La ley establece que será necesario para aplicar el grado leve, que el lesionado reúna más de 6 puntos de secuelas. ¿Pero con menos de 7 puntos no se podrá considerar como perjuicio en la calidad de vida leve?

Es un punto discutido, véase el caso del japonés que fue indemnizado como perjuicio excepcional al padecer dolor lumbar a causa de un accidente de tráfico que le impedía poder curvarse para saludar, siendo considerado como un símbolo de mala educación en su cultura Japonesa.

O el caso del abogado de Granada (SAP Granada de 13 de julio de 2009), el Juez estimó indemnizar al abogado con 2 puntos de secuelas a causa de una lesión cervical ocasionada por un accidente de tráfico, al argumentar que el daño limitaba su actividad profesional.

 

Por otro lado, como requisito indispensable de acuerdo a las interpretaciones de los Tribunales es, que la pérdida de calidad de vida sea efectiva y esté correctamente probada, no siendo admisibles situaciones hipotéticas.

Por último, y no por ello menos importante, aclarar que los parámetros establecidos en el Baremo de Accidentes de vehículos a motor no son de aplicación obligatoria en las reclamaciones de Responsabilidad Sanitaria. No obstante, se aplica de manera análoga ante la inexistencia de guía específica en el ámbito sanitario. Por ello, serán de aplicación los parámetros más beneficios para el afectado, siempre que estén correctamente probados y avalados por los informes periciales.

 

 

 

 

Fuente fotografía: Huffington Post

Condena a un hospital a indemnizar en concepto de daño moral por la pérdida injustificada de embriones congelados

Una reciente Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Madrid condena a la compañía aseguradora del Hospital de La Paz de Madrid a indemnizar a una paciente en concepto de daño moral ante el grave daño ocasionado por la pérdida injustificada de sus embriones criopreservados (congelados). Sin embargo, el Fallo de la Sentencia no recoge responsabilizar al centro hospitalario por la imposibilidad producida a la paciente de continuar con su tratamiento de fecundación.

El supuesto de hecho que precede los Autos es el siguiente:

Un matrimonio, a causa de que el marido padecía una enfermedad oncológica,  decide entregar una muestra de semen criopreservada para que sea custodiada en el hospital y ser utilizada para una futura fecundación. Unos años más tarde, la pareja decide iniciar el tratamiento de reproducción asistida y por ello, acuden al Servicio de Ginecología de su hospital siendo incluidos en la lista de espera.

En los meses de espera a la llamada de inicio del tratamiento, el marido fallece. No obstante, de conformidad con el artículo 9.2 de la Ley 14/2006, de 26 de mayo sobre técnicas de reproducción humana asistida, el tratamiento de fecundación puede continuar si el marido fallecido ha prestado previamente su consentimiento ante Notario. En estos casos, la ley prevé que se pueda formalizar el consentimiento bien, en Testamento o bien, mediante el documento de instrucciones previas.

Tras confirmar que se cumplían los requisitos legalmente exigidos se inició el tratamiento de fecundación. Sin embargo, el resultado de la respuesta ovárica en el primer intento de inseminación artificial fue negativo.

Unos meses más tarde, la mujer se sometió a un tratamiento de estimulación ovárica para dar seguimiento a la fecundación, pero los facultativos decidieron posponer el tratamiento hasta principios del año siguiente, en vista del estado depresivo en el que se encontraba. Todo ello sin informar a la paciente de las consecuencias que tendría posponer el tratamiento, ya que el texto legal fija un límite temporal de 12 meses para realizar el tratamiento de fecundación desde el fallecimiento del cónyuge y, con el aplazamiento vencía y sobrepasaba el plazo de 12 meses.

Los meses transcurrieron sin que la paciente fuera correctamente informada de la situación, hecho que constituye una grave vulneración de los derechos de la paciente.

Finalmente, recibe una llamada donde le informan que se ha producido una fuga de nitrógeno y como consecuencia del fallo técnico, no hay embriones viables para continuar con el tratamiento.

La paciente  interpone acciones judiciales y procede a denunciar lo sucedido, así como a solicitar la correspondiente indemnización. Finalmente el Tribunal estima parcialmente la demanda condenando a la aseguradora del hospital al pago de 2.000€ en concepto de daño moral por la pérdida injustificada de embriones criopreservados (congelados).

Lo que sorprende de la resolución es que no estime cantidad destinada a indemnizar los daños causados a la demandada por la total falta de información,  que se traduce en una evidente mala praxis de los sanitarios a cargo del tratamiento, y que tampoco se estime cuantum indemnizatorio destinado a resarcir la  pérdida de oportunidad, a razón de los perjuicios soportados por la demandante ante la suspensión del tratamiento de fecundación.

 

 

 

 

 

 

Fuente fotografía: Fivmadrid

Día Internacional de la Enfermería

El 12 de mayo se celebra el Día Internacional de la Enfermería en conmemoración al nacimiento de Florence Nightingale, considerada la madre de la enfermería moderna.

Jornada promovida por el Consejo Internacional de Enfermería, quién este año a elegido como lema; “Una voz para liderar – Alcanzando los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Suscríbete a nuestra Newsletter

VERSATIL a través de los envíos de comunicaciones digitales pretende mantener a sus clientes informados sobre la actualidad y novedades del sector. Por esta razón en VERSATIL tratamos la información que nos facilitan los interesados con el fin de gestionar de manera telemática el envío de publicaciones a las que previamente se han suscrito.

Los datos personales proporcionados se conservarán mientras exista un interés mutuo para mantener el fin del tratamiento y cuando ya no sea necesariopara tal fin, se suprimirán con medidas de seguridad adecuadas para garantizar la seudonimización de los datos o la destrucción total de los mismos.

Tratamos los datos para evitar las publicaciones si media su consentimiento de forma expresa y previa al tratamiento de datos, o bien por relación contractual con el cliente o bien por medio de fuente de acceso público. Para ello resulta fundamental que marque las casillas de autorización para que podamos remitirle las publicaciones a través de correo electrónico.

Sus datos no se van a ceder a terceras entidades, salvo obligación legal. Tampoco se van a realizar transferencias internacionales de datos.

  • Derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento
  • Derecho de acceso, rectificación y supresión de sus datos y a la limitación u oposición a su tratamiento.
  • Derecho a la portabilidad de datos
  • Derecho a presentar una reclamación ante la Autoridad de control (agpd.es) si considera que el tratamiento no se ajusta a la normativa vigente.